Villa Urania

Lunes
Pero Paqui ¿estás segura de que no hay ningún problema?
Ajá.
Vale, vale.
Pero dime algo ¿podré sacar mi dinero cuando yo quiera?
No, si entiendo, entiendo. Pero Paqui piensa que eso es todo lo que tengo, mi jubilación.
Sí, ya voy entendiendo.



Martes
Paqui, lo he hablado con Martín y él no lo ve claro, pero dice que como eres tú, deberíamos hacerlo.
No, no estoy muy convencida.
Me lo pienso ¿sabes?
El nieto está muy bien. Un pillo divino. Este fin de semana estuvo enfermito. Gripe pero nada serio.
¿Y tú Laia, qué tal? ¿Ya camina?
Si, es que el tiempo pasa  muy rápido. 
¡Ah! es que están empezando a demoler parte de Villa Urania. 
Harta, Paqui... el ruido, el polvo ¡Uf! Ni te imaginas. Aquí ya no se puede estar.
Que sí, que sí. Hablamos. 


Miércoles

¡Ay, Paqui! Es que sí, el negocio es seguro y, bueno, ganaría, claro que ganaría. Pero Paqui, es que es todo lo que tengo. Sí, bueno, la pensión de viudez está allí pero es poco y ¿si tengo una urgencia? ¿sabes?
Sí, ya sé que eres tú y que son muchos años...
¿Estás llamando a los de más confianza?
Bueno, sí, sí... Muchos años.Claro pero es que no me niegues que no es una inversión arriesgada. 
Sí, bueno, el banco no se va a arriesgar, claro. 
¿Has visto el calor que hace? 
¡Un lío! Que si la casa es patrimonio, que si el Ayuntamiento debió protegerla, que si van a demoler una parte para construir un Centro Cívico. 
Imagínate que el día en que iban a derribarla completa, la familia organizó una protesta y salieron los vecinos y se apostaron en las puertas.
No, sólo están derrumbando una parte.
Pero es que yo no entiendo. Ahora es cuando aparece la familia del astrónomo  Llevo años aquí y es la primera vez que veo tal lío en esos edificios. Debieron  cuidarlos mejor. No sé. Digo yo.
La villa era un observatorio ¿Puedes creerlo?
Hace años, claro. 
Sí, es que la otra parte que quedará de pie, fue el primer colegio de Martín.
Haz de cuenta la tira de años de eso.
Hace como tres años que cerraron esa Villa y ahora de golpe, van y la quieren derribar.
Hoy no. Hoy me voy a casa de Miguel. Es que aquí ya no se puede estar.



Viernes
Paqui, que cómo es que se llama la inversión. ¿Participación?
Acciones preferentes. Muy bien. Sí. Es que Martín me ha preguntado y quería saber bien.
¿Y cuánto es que ganaría mi dinero?
Ajá. 
Vale.
Muy bien. 
No, no, si con este calor ya no puedo estar mucho rato en casa. Está toda cubierta de una capa fina de polvo.


Sí, sí de polvo. Muy fino. Mis huellas están por toda la casa. Le dije a Martín que no trajera a Miguel hasta que no se acabara este tormento. Con lo resfriado que anda, este polvo sería fatal.
Parece que no van a derribar lo que era el colegio. Menos mal.
Dime...
¿Qué ya camina? Mira tú ¡qué bien!
Sí, sí. El lunes me paso por la agencia. Un beso.


Domingo
¡Ay! pero que ganas tenía de ver a mi chiquitín.
Corre que te pillo, corre que te pillo...
Bueno, Martín, es que la Paqui me ha dicho que eso es seguro. Es la Paqui. 
Sí. Aquí están sus teléfonos, y toma su correo.
¡Qué  pesado eres, Martín! Ese dinero es mío y ella me dice que estará mejor ganarle algo.
Mañana iré a la agencia.

Harta, ¿cómo voy a estar? Tanto ruido.
No sé, pero en la semana apenas he podido estar en casa.
Mejor nos vamos ya. Tengo hambre y a tu mujer no le gusta esperar.



Miércoles

Es que Martí tuvo que llevar a Miguelito al hospital porque tenía una tos tremenda. Lunes y martes me fui a cuidarlo. 
Mejor. Pobre, lo pasó muy mal. 
¿En casa? ¡Qué va! Nada de nada: con el derribo ese, el ruido, el polvo. No se puede ni comer en el comedor. 
¿Dónde firmo?
Mujer, que yo sé. Sí, si es un buen negocio. Martín no está muy convencido. Pero a él lo llamó el gerente de otro banco y le propuso otra inversión pero él pensó que como tú, ninguna.



Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes

La Paqui no contesta el teléfono. He ido a la agencia y me ha dicho una chica nueva que a Paqui la trasladaron. No sé. No sé. 
Me rebotan sus correos. En casa no responde.
No puedo sacar el dinero. Dicen que es una estafa.
No sé. 
Martín, hijo. Era la Paqui. 
La Paqui no sería capaz de engañarme.
Son muchos años.
A ella la presionaron. Seguro.
No puedo sacar mi dinero. 
Todo lo que tenía. Después de tantos años, Martín.
Después de tantos años, Paqui.
Después de tanto. 



Lunes
Ya limpiaron los escombros. 
Sigue haciendo calor. 
No. No he querido. 
La casa sigue llena de ese polvillo, Martín. 
Ven cuando quieras pero no traigas a Miguel. 
Quizá sigan derrumbando algo más. 
Mejor no vengas hoy. 
Estoy muy cansada.  
Ya te llamaré.







Comentarios