Días claros




                                             Degas y sus bailarinas: fotos para sus bocetos

Comencemos por los lugares comunes:
Hace un sol de justicia.
Lo más importante es la familia.
Los hombres no lloran.
Las mujeres usan tacones.
Los pájaros no ven los cristales. 

Vayamos a los lugares confusos:
El sol está quemando el poco trozo de piel que me queda libre de cicatrices.
La familia no puede sostener más tiempo sus fotos. Caen los retratos por falta de uso.
Ciertos hombres lloran mapas para encontrarse.
Ciertas mujeres rescatan hilos de amanecer.

Todos, siempre, sueñan con ser soñados
cerca del lugar exacto -del otro, del propio.

Los pájaros se estrellan
porque saben que si llegan a casa
-con las facturas pagadas, incluso-
serán espanto de lo común.

Carne de olvido
arrebatada a la pincelada.



 


 

Comentarios